Para nosotros ha sido de mucha satisfacción ver como las escuelas que cuentan con grados de preescolar nos han abierto las puertas para la realización del taller en sus instalaciones, los maestros y directores están realmente interesados en que los niños y las niñas aprendan de la prevención de quemaduras.

La mayor experiencia que hemos obtenido en la impartición de los talleres es la aceptación que los niños han tenido con el taller ya que ha sido muy exitosa, ellos reciben muy alegres a la mascota que les presentamos que es una caricatura de una llama que la nombramos CRISPITA, cuando hablamos de la mascotita y la presentamos es una alegría para ellos, comentan que los colores y el tipo de animalito les gusta mucho.

Luego mientras transcurre el taller y les contamos las historias que acompañan los ejercicios que realizamos en el libro de actividades, la recepción y la atención es estupenda, los llevamos por un conocimiento de qué cosas calientes hay en sus casas y que pueden provocarles una quemadura, así ellos van trabajando con el grupo y entendiendo que no deben hacer con las cosas calientes, los fósforos, el humo y lo importante que deben utilizar agua al momento de un accidente de quemadura que llegaran a sufrir en algún momento.

Al final del taller en el libro tenemos una evaluación que nos hace ver el grado de entendimiento que ellos han adquirido con respecto a las quemaduras y es impresionante como ellos han captado la naturaleza del taller que es prevenir las quemaduras, alejarse de lo que le pueda causar una quemadura y que hacer en el caso de encontrar fósforos o que su ropa tome fuego.